Agapito Treviño (Caballo Blanco)

Muy joven se dedico a robar en los caminos, lo que hurtaba la gran parte se los daba a la gente humilde. Era el terror de los ricos cuando estaban en las diligencias, los asaltaba y a veces morían. Que el oro lo guardaba en una cueva, las autoridades lo torturaron para que diga el lugar de su tesoro. Fue fusilado, murió con el secreto del lugar del oro, nadie lo a encontrado.

Leyenda de Monterrey. Caballo Blanco era el alias de Agapito Treviño, nació 1829 en la hacienda los Remates, fruto de un amor prohibido su padre un hacendado rico y ella una indígena. A los 18 años se dedicó asaltar por los caminos y una gran parte de sus robos lo compartía con los pobres, se hizo de una gran fama de asaltante ya era el terror de los hacendados que viajaban en carruajes.

Corría los años 1850, se sabía que su botín lo guardaba en una cueva. Sus victimas gritaban ¡fue Caballo Blanco!

Fue apresado y condenado

A 10 años de trabajos forzados, pero escapo y volvió asaltar a las diligencias, después de un tiempo lo agarraron otra vez y 10 años de prisión, el mentecato se volvió a escapar y siguió con sus fechorías. Por tercera vez fue detenido en Texas y fue condenado a ser fusilado por la mañana en la Plaza del Mercado (hoy plaza Hidalgo), Monterrey, el 24 de julio i854. Nunca dijo donde se encontraba la cueva que guardó el tesoro que se hizo de tanto asalto, todavía la gente busca la famosa cueva.

Se cuenta que existe una maldición sobre la cueva; quien saque el tesoro, morirá rápido.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

Свежая информация Washer Repair на нашем сайте.

Publicaciones relacionadas

Mujeres de Blanco (tradición de Bernal)

Peña de Bernal, Querétaro. Peña colosal, pueblo mágico, un refugio de tranquilidad, ideal para los que necesitan recargar energía o buen descanso. De la ciudad de Querétaro está a 59 km, la imponente mole de roca, 300 m. de altura,

El Charro Negro (un muerto montado a caballo)

Leyenda de Querétaro. Se cuenta que este personaje atemorizó a los habitantes de un pueblo llamado Bernal. Una mañana don Esteban se encontraba en un corral contando sus vacas que recién había comprado, cuando llegó su caporal y tres