Brujas de fuego

LEYENDA DE LOS PUEBLOS DE MÉXICO.- Se cuenta que por los cielos pasan bolas de fuego, los incrédulos opinan que son cosas de la naturaleza que vienen del espacio, otros que son brujas convertidas en esferas de candela que se reúnen para festejar con el diablo. Son perversas y tienen pacto con el demonio por eso atemorizan a las personas sobrevolando los montes.

Buscan niños recién nacidos.

Los campesinos cuentan que las brujas durante la noche de luna llena salen en bolas de fuego y brincan de cerro en cerro a veces chocan y forman llamas en resplandor, las brujas hacen ritos satánicos porque son siervas del demonio y se preparan para buscar niños recién nacidos para chupar su sangre.

Las madres de los bebes cierran todas las ventanas y ponen una tijera abierta debajo de los colchones de los niños, que con eso ya no se acercan a la casa, también a veces matan al ganado.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

Задачи психологии

Publicaciones relacionadas

Noche de brujas (walpurgisnacht)

La leyenda cuenta que en la inmediación del 1° de Mayo las hechiceras salen a reunirse para festejar su enajenada orgía, es cuando salen desatados los males de la tierra. A estas reuniones se sienten obligadas a ir, pues se sienten

Las brujas chupa niños

Leyenda de Beerbug norte de Alemania. Era un pueblo que ya se estaba quedando sin habitantes debido al robo de niños y la ineficacia de las autoridades, un policía encontró a varios cadáveres de niños y se dio cuenta, como que le

Leyenda la bola de fuego un alma en pena

Se cuenta que es el espíritu de una mujer que se transforma en una bola de fuego, cuando las personas ven el fuego piensan que es una fogata, al acercarse la bola de fuego baila cubriendo a la persona y esta desaparece. LEYENDA DE

La bola de fuego (bebían sangre de niños)

Leyenda de Sonora.-Se cuenta que en un poblado abandonado ya solo se encuentran unas cuantas paredes de algunas casas completamente en ruinas, los antiguos pobladores que en aquel entonces eran niños, no se olvidan de las bolas de fuego