El gigante Goliat, un soldado mercenario 26 abr 2018

Goliat, fue un combatiente gigante de la localidad de Gat y paladín (que se distinguía por sus hazañas y buenas obras) del ejercito filisteo, que cuarenta días acosó a la milicia de Israel. Fue derrotado y herido por David con su honda y una piedra. Falleció, fue decapitado con su propia espada. Goliat era alto para los estándares actuales, medía 2.90 metros, se cuenta que era Refaím ( tribu de alta estatura) y soldado mercenario. Goliat, nombre de origen filisteo que significa “vive peregrinando”

Tiempo después, David un joven guerrero del ejercito contrario, dejó al rey Saúl, los filisteos se juntaron para pelear contra Israel en Socoh, acamparon en Efes-damin. La línea de batalla de los filisteos y la tropa de Saúl se vieron frente a frente en el valle, el gigante guerrero Goliat, salió y grito, desafió a los hombres de Israel,- que se presente algún hombre que luche conmigo cuerpo a cuerpo, el resultado determinará que ejercito llegaría ser siervo del otro-, cuarenta días, Goliat provocaba a la milicia, cada mañana y cada tarde, ningún soldado tenía el valor para aceptar el reto.

David- que le darán al que mate al gigante-

El rey Saúl, dará mucha fortuna y a su hija como esposa. Al que le lleve la cabeza de Goliat. Pero todos le tenían terror al gigante. David- voy a pelear contra él-.

Goliat con su escudero avanzo hacía David. David dijo; tu vienes con una espada y una lanza, yo voy a ti solo con el nombre de Yahveh. Cuando David preparó la honda lanzó una piedra que fue directo a la frente que le hizo un gran agujero. Goliat cayó al suelo, David se paró encima de él le agarró su espada y enseguida le cortó la cabeza. Siguió una derrota y una matanza de filisteos.

“Entonces David tomó la cabeza del filisteo y la trajo a Jerusalén y puso las armas de él en su tienda (1ª Samuel 17:54). Aunque David no tomó la fortaleza de Sión hasta un tiempo atrás (2º Samuel 5:7) la ciudad de Jerusalén. Fue habitada por israelitas y jebuseos ( Josué 15:63, Jueces 1:8 ). Parece ser que más adelante David dejó la espada de Goliat en el santuario como indica que se le dio al sacerdote Abimélec cuando huía de Saúl (1º Samuel 21:89).      

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece apto, digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

Escribe tu comentario

Publicaciones relacionadas

Argos Panoptes un gigante de muchos ojos

Un gigante (que todo ve) de muchos ojos, era un vigilante efectivo se decía que la mitad de sus ojos dormían mientras los demás custodiaban, era el incondicional de la diosa Hera una mujer vengativa y celosa mando a encerrar a una