El castillo Gonorrovich o castillo de Eilean Donan 23 2018

Leyenda de Escocia. Se cuenta, que en estas regiones el pequeño Shamus. Un niño que al ser adulto tendría un trabajo muy importante en el castillo de Eileán Donan. En la antigüedad vivía un amo y señor (chieftain) en Kintail que quiso descubrir si era verdad una creencia. Se decía, que si un niño después de destetarse, tomaba su primera leche de vaca en un cráneo de cuervo, tendría poderes sobrenaturales.

Mucho tiempo pasó y el niño ni lo más mínimo de poder. Su vida pasaba entre juegos y travesuras como todos los niños. Hasta que el padre vio a Shamus debajo de un árbol de manzano, viendo hacía las ramas y haciendo unos sonidos extraños. Cuando el señor se acercó la bandada de aves se fueron asustados.

-Oh, Padre los ha asustado- dijo Shamus- me estaban diciendo como eran las tierras calientes que visitan, mientras nosotros temblamos de frio es invierno y el gran océano azul que esta en el camino. –Como es eso hijo mío- preguntó el señor,- los pájaros no hablan nuestro idioma.

-Yo los entiendo padre, puedo hablar con ellos y escuchar su voz como si fuera la mía propia-dijo Shamus-. El señor descubrió que la lengua de las aves había sido otorgado a su hijo.

Sus poderes fueron aumentando

Las aves marinas le conversaban quienes venían por mar y los pájaros que volaban cerca de él, le decían donde habían visto a su padre. Shamus creció y se convirtió en un joven sabio con mucho valor. Las personas lo apreciaban y veían que era un buen heredero de ocupar el lugar de su padre.

El desencanto del padre

Una noche, cenando el padre a su hijo le mostro las vigas negras donde muchos pájaros habían anidado. -Dime hijo, ¿por qué hacen tanto ruido los estorninos ( pájaros de plumaje negro con brillo púrpura) esta noche? Nunca han estado tan alborotados.

Shamus  bajó los ojos ante la mirada de su padre y respondió; -Si respondo tu pregunta te molestaras. Los estorninos, creen que algún día yo sea el jefe y tú mi sirviente. Tan pronto como el jefe escucho esas palabras, se llenó de ira.

¡Traidor! – grito el anciano tirando su copa de vino al suelo- ¡Sal de mi casa! ¡No quiero volver a verte nunca más!. Shamus, le juro lealtad y devoción, pero fue inútil se tuvo que ir. Así se fue de su hogar, se fue de Kintail como un hombre pobre.

La aventura de Shamus

Al irse del lugar, llegó al puerto, vio un barco que se estaba yendo, enseguida pidió unirse a la tripulación y lo aceptaron. Navegaron por mares tormentosos y tranquilos hasta que llegó a Francia. Allí continuo a pie su peregrinación. Después llegó a un gran vergel, donde había flores que nunca había visto, a la distancia divisó unas torres imponentes que parecían llegar al cielo y supo que era de un rey. Se acerco a la puerta y escucho ruido de unos leñadores que cortaban álamos en el patio del palacio. Se sorprendió que el cielo estaba lleno de pájaros que hacían ruido ensordecedor se tapo los oídos y un venado se le acercó.

Shamus hablo con un sirviente y le dijo que podría ayudarlos de librarse de ese escandalo y que lo lleve ante el rey, El sirviente le mostró el camino y estaba repleto de gorriones, el piso con cagadas por todos lados. Vieron a unas damas platicando a gritos, el ruido era exagerado. Llegaron junto al rey y Shamus se dio cuenta de la plaga que estaba en el interior y guardada en el castillo. Conósco la lengua de los pájaros.

Se acercó al pájaro que estaba junto al rey y hablaron. Volvió hacía el rey y le dijo; -Señor, el problema es simple, usted ha provocado la ira de los pájaros, los leñadores talan sus árboles, ahí tenían sus nidos, si usted ordena a los leñadores a no cortar más árboles les dejaran de molestar.

Enseguida el rey ordenó que ningún árbol ni rama, ya sea cortado en el reino. El rey a Shamus, que por sus barbas, si los pájaros dejaban de atormentarlo lo recompensaría generosamente. Cuando dejaron de talar, los pájaros se fueron tranquilos a construir sus nidos en los álamos. El rey de Francia ya no se preocupo más.

La recompensa

Shamus fue recompensado con un enorme y elegante barco lleno de oro, se fue a visitar otras tierras de pueblos en donde la gente es de piel oscura. A donde fuese, ganaba amigos, riqueza y sabiduría. En todos lo lugares se fijaba en las colinas, laderas, volcanes, lagunas, después de diez años regresó a casa deseaba ver su pueblo.

El regreso a casa

La proa dorada de su navío paso al mar brumoso de las Hébridas. Cuando llegó y vieron la gran nave, su magnificencia quedaron sin aliento. ¿Quién era aquel desconocido?, fueron con la noticia con el amo y señor y este salió a darle la bienvenida al forastero y ofrecerle hospitalidad. No reconoció a su hijo que ya era un hombre. Acepto con agrado la recepción. Esa noche le hicieron una fiesta en su honor. Shamus reveló su identidad y abrazo a su padre, a pesar de la sorpresa que tenía el viejo, mientras el anciano le llenaba la copa, Shamus dijo; “padre no me reconoces, soy tu hijo al que desterraste lleno de ira por la profecía de los pájaros. Ahora que la profecía se ha hecho realidad te aseguro que la traición nunca estuvo en mi corazón, nunca tuve mal pensamiento contra ti". Shamus y el viejo se abrazaron los miembros del clan restauró su nombre y tuvo todos los derechos de herencia.

Contó su historia, hasta el rey de Escocia sabía de su fama, en ese momento eran acosados por los ataques vikingos, el rey, en Shamus encontró un hombre de sabiduría y le mando hacer el castillo de Eilean Donan, dirigió ejércitos y comandó contra los enemigos nórdicos.

Yyy ya.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

Publicaciones relacionadas

El castillo Santa Cecilia un hotel embrujado

Un hotel famoso, con su estilo medieval, personas de todo el mundo lo visita, incluyendo artistas célebres. Se ha visto a los huéspedes salir corriendo de sus habitaciones, que no quieren volver a poner un pie ni para recuperar sus

El Castillo de Malmuerta o Torre de Malmuerta

Leyenda de España. En el siglo XV en Córdoba vivía el señor Belmonte, su nombre Don Fernando Alonso de Córdoba, un noble que se matrimonio con la bella Doña Beatriz de Hinestrosa, a la que superaba mucho en edad. Doña Beatriz