La leyenda de la esquina del loro

Eran dos plumíferos cerca de la ventana, un loro parlante y un gallo, impuestos a un celibato por sus dueñas, parece que una noche el gallo incomprendido le dio un picotazo en el ojo y lo dejo “chop” al loro, creo que quería con él. Dos damas Purita y Pepita, eran las dueñas. Otra noche le asestó otro picotazo y lo dejó ciego. Hasta que un día amaneció bien tieso.

Leyenda de Yucatán.- Era el siglo XVIII, donde se formaba las calles de Chuburna y Santa Lucía había una casa baja (62x55) ahí vivían unas señoras de edad respetables estas damas cada semana tenían que confesar sus pecados sino, no podían comulgar el Domingo.

Estas señoras eran dueñas de un loro y un gallo, el loro parlante en su jaula pegado a la ventana de la calle saludando a todos. “Buenos días, buenos días, buenos días”. Estas dos aves no estaban conformes con su celibato impuesto por las dos mujeres, le pesaba más al gallo, en cuanto al lorito se pasaba ingiriendo chocolate y frutas de la temporada suministradas por las señoras.

Le asestó otro picotazo y lo dejó ciego

El loro tenía un solo ojo se lo había extirpado el gallo de un picotazo en una crisis de nervios, a la hora de dormir los cuatro se dirigían a la habitación los plumíferos en su lecho colgantes y tenían su cesta si querían bajar y ahí reposaban.

En una de esas noches el lorito se dirigió al gallo y este molesto le dio un picotazo perdiendo el otro ojo, las buenas mujeres lo atendían durante el día, lo seguían atendiendo celosamente pero ahora a todos los que pasaban les decía; Buenas noches…buenas noches… buenas noches, como eran ya varios años en esa época ya le decían “la esquina del loro”.

Un día amaneció tieso el lorito.

Purita y Pepita procedieron a la inhumación, la jaula vacía cerca de la ventana, todos los vecinos preguntaban por el plumífero, así paso el tiempo hasta que un día la jaula la ocupó un loro de madera igual que el anterior.

Pasaron los años vendieron la casa, los nuevos dueños pintaban la jaula y al loro por eso se llamó “La esquina del loro”.

Yyy ya.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

https://adres.kr.ua/kak-dolgo-gadzhet-mozhet-rabotat-s-power-bank.html

Publicaciones relacionadas

Leyenda de la esquina de La Tucha

Así, le dicen a un mono parecido al mono araña, chico y feo, sus orines y excrementos son los más fétidos e insoportables de olor que hay, en ese animal fue convertida una niña muy hermosa por una bruja que la maldijo, la chamaca era

La esquina del perro, se enfrentó al demonio

La esquina del perro, se encuentra en la calle 16 x 43 antes Argentina. La construcción tiene teja francesa que era traída como lastre desde Europa. Se dice, la otra noche paso algo increible, el jefe de la casa se levantó rápido de su

La esquina del zopilote leyenda de Mérida

Es una antigua historia de miedo, se cuenta que un ex marino español llegó a Mérida con una exótica ave de rapiña. Es la calle 70 x65, esta narración es cuando era la época colonial, en esa esquina tenía su casa un hombre

La Cascada de la Novia. El rio la recuerda

Leyenda de Costa Rica. Para festejar una boda, un grupo de amigos fueron hasta el Valle de Orosi, un lugar muy hermoso, al llegar ahí se hizo la gran fiesta, bailaron, tomaron y cantaron. La cascada de la novia está cerca de Paraíso,

La dama viajera, del callejón de Santa Inés

Corría los años 1789. La dama sostuvo con las manos la compuerta para que no abriera y entrara el agua de la laguna y se inundara el lugar. la señora distinguida con ropa negra y aplicaciones de plata era seguida por un indigena por

Leyenda del Alto Rey y el aceite de la cueva

Leyenda de España. Tres hermanos envidiosos y el aceite de la cueva. En el Sistema Central situada en la sierra al nornoroeste de la provincia de Guadalajara, su cima es sucesión de chicos repechos enfilados a lo largo de 3. 5 km,

¡Mande! ¿Por qué lo decimos?

La palabra “mande” era una condición impuesta en el lenguaje de los indios conquistados y esto desgraciadamente lo seguimos arrastrando, son secuelas de la conquista. En el siglo XVI empieza la palabra “Comándeme”. La manera

Leyenda de las Velas del Jubileo

Sucedió en la antigua Catedral en la Plaza Mayor. En la angosta y pobre Catedral de México, por ser pequeña no mereció alabanzas. Se levantaba en la Plaza Mayor y la menor, que las dos, después se llamó Placeta de Marqués y frente a

Leyenda del rezo del Ave María

¿A quién se le ocurrió repetír tantas, tantas veces este rezo? ¿Cuál es el meollo de asunto?, ahora que sepan la historia sabrán a que nos referimos. Les voy a dar un adelanto; por cada Ave María es una hermosa rosa que aparecía

La Llorona. Dicen que es la Malinche

Leyenda de México. Quien, era el más arriesgado, el valiente que fuera, se atreviese a salir a la calle pasando las diez de la noche?. Sonaba el toque de queda en la Catedral y todos los ciudadanos de México echaban cerrojos, candados,