Callejón del muerto (se le olvidó su promesa)

Leyenda de Mexico. Llegan al nuevo mundo para enriquecerse y Don Tristán le hizo una promesa la Virgen de Guadalupe y se le olvidó. Se dice, que por el año 1608, en la nueva España llegaban comerciantes y aventureros, venían al Nuevo Mundo para enriquecerse uno de estos mercaderes le pasó un suceso extraordinario, tomó parte un Arzobispo don Fray García de Santa María.

El sacerdote tenía amistad con un humilde comerciante, don Tristán de Alzucer, en compañía de su hijo llegó de las islas Filipinas que se llamaba igual que su padre Después de recorrer los rumbos de Tenóchtitlan se decidió vivir en Tlatelolco, ellos vivían en una estrecha calle donde pusieron un negocio que les daba para vivir, al poco tiempo de vivir en México.

Prometió algo a la Virgen y no lo cumplió

El joven Tristán se tuvo que ir de México por compras a la costa, se empezó a sentir muy mal, se enfermo de gravedad que estuvo al borde de la muerte, su padre cuando se enteró, se angustió tanto que le prometió a la virgen de Guadalupe si su hijo queda bien, ir a pie de su casa hasta el santuario para agradecérselo, pasado el peligro el joven quedó bien, don Tristán olvidó su promesa, en realidad le dio flojera caminar hasta allá, aunque de vez en cuando le remordía la conciencia por no cumplir lo prometido.

Para ver si sus remordimientos se calmaran fue a ver a su amigo el Arzobispo don Fray García de Santa María le contó todo, la salvación de su hijo y la promesa no cumplida a la virgen de Guadalupe, el sacerdote le dijo, que no era nada grave resale a la virgen dándole las gracias y le dispensó la promesa, don Tristán salió tranquilo dirigiéndose a su casa.

El Arzobispo tenía la costumbre de ir a pie, cada día 12 de todos los meses, oficiar misa en el santuario de la virgen de Guadalupe, un 12 de mayo de 1610 por la mañana, ya de regreso a la ciudad encontró a su amigo don Tristán de Alzuser en el camino, con voz cavernosa le dijo; que iba a cumplir la promesa, pues si no Dios no lo perdonaría nunca.

El prelado quedó impresionado

Al ver a su amigo con un semblante de tristeza, con un color de piel en el rostro sumamente pálido tenía la facha de un cadáver andando, todavía así le dio la mano y las sintió muy haladas fuera de lo normal y don Tristán siguió su camino.

El Arzobispo preocupado en su palacio esperó unas horas y se dirigió a casa de su amigo, cuando llegó, estaba entre cuatro cirios el ataúd, el cadáver de don Tristán, el rostro pálido que vio en la calle, las manos cruzadas sobre el pecho y junto a él, su hijo llorando su fallecimiento repentino.

El sacerdote comentó que había hablado con el difunto, lleno de terror y arrepentimiento, por no hacer que cumpliera su promesa ahora su alma está inquieta, se hincó a rezar con los familiares, corrió la noticia y se cuenta que desde ese día después de la medía noche, el muerto envuelto en una sabana blanca y en la mano una veladora encendida se pasea de esquina a esquina por el callejón, gritando perdón por no cumplir su promesa. Este callejón por muchos años se le llamo El Callejón del Muerto.

Pasaron los años, Tristán el hijo se caso y se fue a Nueva Galicia pero el alma de su padre sigue caminando con una vela encendida cubierto con una ropa amarillenta carcomida.

Calle, Callejón del muerto hoy República Dominicana.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

Отличные цены. Даем гарантии. Раскрутка Сайта В Поисковиках Индивидуальный подход.

Publicaciones relacionadas

Calle del Esclavo (regresó a vengarse)

Leyenda de México, Calle del esclavo es la 2da. esquina de República de Chile. Son dos leyendas, una se cuenta, que la casa número 3 vivió un esclavo de conducta ejemplar, la otra, el personaje del esclavo, fue un negro de conducta

El muerto viviente del gato

Un matrimonio invitó a cenar a varias personas, entre ellas a sus jefes, cuando ella cocinaba invitó al gato de un poco de pescado que preparaba. Cuando termino la velada vieron al gato muerto en el jardín, sus dueños pensaron que lo

El Cerro del Muerto, sepultado el gigante

Se cuenta; que hubo una reunión de tres tribus; los Chichimecas, los Chalcas y los Nahuatlacas, este encuentro era para llegar a un acuerdo, establecer un centro de ceremonias común de las tres culturas y ahí se gobernaría la región,

La calle del Ángel (isabel la católica)

Leyenda de México. Se dice que se vio una estela de luz resplandeciendo el cielo y el aleteo de un ángel; muchos creyentes se deslumbraron de aquel milagro de caridad. La calle del Ángel es ahora Isabel la Católica. Era el siglo XVI, la

Calle de la quemada (5a.calle de jesús maría)

Una hermosa joven de buen corazón, ayudaba mucho a los necesitados y enfermos, era de las que se desprendía de sus cosas, para que otros se ayuden, se enamoró de don Martín y él estaba loco de amor por ella, este sujeto no permitía

La calle del truco (apostó a su mujer)

Leyenda de Guanajuato. Las personas que viven en esa calle aseguran que todas las noches pasa la sombra de un hombre vestido a la usanza andaluza, con sombrero de ala ancha, con larga capa y se deja ver solo sus ojos con rostro

La Calle del Manco (le da la mano amputada el día de la boda)

Leyenda de México. En el siglo XVIII un capitán de nombre Diego Ginés fue el protagonista de esta leyenda. Era un déspota, arrogante, temerario y un don Juan, llevaba una vida sin límites en cuestión de amores, se arriesgaba en

La calle del niÑo perdido

Leyenda de México, en el año 1659 llegó de Castilla a la nueva España, Enrique de Verona un escultor muy reconocido, venía contratado para hacer el altar de la Catedral de México; este artista dejó un compromiso amoroso en Cádiz,

La Calle de la Joya (una esposa adúltera)

No entendía porque su mujer se enredó con ese esperpento.- Leyenda de México. Se cuenta que por al final del siglo XVIII en los años 1794, un comerciante de España de nombre Alonso Fernández de Bobadilla vivía en una lujosa

Calle de la Machincuepa (pudo más la riqueza que el ridículo)

Leyenda de México. Se cuenta que por el año 1714, llegó a la nueva España, un hombre de la nobleza, septuagenario don Mendo de Quiroga, Marqués de Valle Salado con muchos honores lo recibió el Virrey y todos de la corte lo