La leyenda de la ventana del muerto.

En el convento del Carmen había un joven novicio de noble familia, que tomo el nombre de Fray Jacinto de San Ángel, de carácter alegre le ponía apodo a todos, no faltaba quien se enojara, a los sacristanes los asustaba para que tiren lo que llevaran, no faltó quien le pegara un papel en la espalda, dibujado un diablillo, hasta en la cocina se metía echaba en las ollas las cuentas de los rosarios cuando hacían garbanzos.

Leyenda de México. Para cambiar su energía el maestro de los novicios le aplicaba castigos, amonestaciones, encierros en la celda, lo amenazaron de correrlo del convento, pero todo era en vano.

Era un modelo de vocación religiosa

Era muy puntual en su práctica religiosa, con las reglas del convento hacía sus ayunos, su disciplina con el coro, en la misa era el mejor que ayudaba y lo hacía con mucha devoción, solo por esas cualidades lo aguantaban y por atención a su familia.

Fray Elías de Santa Teresa se enfermo era un novicio serio y disciplinado, el médico dijo que Dios lo llamaba y decidieron darle los santos oleos. Toda la comunidad se reunió en la iglesia a orar hasta los chamacos que eran educados en el convento esparcían pétalos de flores en el suelo, el enfermo recibió los sublimes del rosario de fe sencilla.

Todos envidiaban aquella dicha

Entró en agonía y murió, sollozos y plegarias siguieron a su muerte. Todos deseaban esa dicha, pusieron el cadáver en el ataúd y lo llevaron rezando el De Profundis, en el área donde ponen a sus muertos para su velorio, la misa de cuerpo presente seguido a sepultar.

Llegó la noche, Fray Jacinto veía desde la ventana de su celda el cielo, se ponía serio y también sonreía como que envidiaba al hermano muerto. Suena la campana, los pasillos oscuros se llenan de monjes para ir al coro. Era fiesta, 24 de Diciembre, Natividad del señor. Rezos con música se llenaba con fieles el templo bizantino, en misa de gallo, todos rezaban con devoción.

Pasó la fiesta, se apagaron las luces los fieles se fueron del templo, los monjes regresaron en silencio a la sala “De Profundis” donde estaba el muerto (el fraile, hasta yo pensé que ya lo habían enterrado, pues no) hicieron rezos de difuntos. La cara daba conocer una tranquilidad.

Se metió al ataúd fingiendo ser el muerto

Al terminar el oficio, no dejaron solo al cadáver lo acompañaron dos novicios para guardia, le toco a Fray Jacinto y a Fray Juan de la Cruz, se les dio chance para tomar chocolate para la desvelada y Navidad, Fray Juan era miedoso, prefirió ir a la cocina por el chocolate que quedarse con el difunto. El loco de Fray Jacinto sin poderse contener, sacó al muerto del féretro y lo sentó en la silla donde estaba él y este se acostó en el ataúd fingiendo estar muerto. Los frailes ya se habían ido a dormir había silencio.

Fray Juan regresaba con el chocolate para su compañero, y se lo ofrece, cuando se dio cuenta que se lo estaba dando al muerto, corrió hacia fuera gritando, Fray Jacinto sale del ataúd para alcanzar a Fray Juan para que nadie sepa de la travesura y le grita; ¡Fray Juan! Para que se detuviera, en eso….¡El muerto que se levantó! Agarró un candelero con cirio encendido corrió tras de los dos vivos, se dieron cuenta Jacinto y Juan que eran perseguidos por el difunto y se aventaron por una ventana, el muerto alcanzó a Fray Jacinto apagándole la vela en el cuello.

Al otro día vieron al muerto sobre la ventana con el candelero en la mano y a Fray Jacinto con la quemada en la garganta.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Si este artículo te parece digno y valioso para compartir... ¡Hazlo ahora!

erfahre mehr book of dead casino auf dieser Website

Publicaciones relacionadas

La leyenda de la calle del muerto.

Reaccionó, como era bueno con la espada al mentecato mató desde ese día esta penando por las calles de Puebla. El hombre suplicó al sacerdote que quería confesar sus pecados que cuando se dio cuenta con quien estaba hablando, fue tal

Leyenda la Piedra del Muerto

La madre maldijo a su hijo y se convirtó en Piedra. muchos la consideran milagrosa, hasta van a pedirle que les ayude a encontrar trabajo. Las personas insisten que cada ves es más grande la Pidra del Muerto. Hasta las mujeres que creén

La ventana (leyenda)

Leyenda de México.- La fama de algunos bandidos les servía de inspiración para algunos principiantes, este era el caso de Ernesto que le faltaba experiencia en sus robos, siempre le salía mal. Se convirtió en un ratero

La Cascada de la Novia. El rio la recuerda

Leyenda de Costa Rica. Para festejar una boda, un grupo de amigos fueron hasta el Valle de Orosi, un lugar muy hermoso, al llegar ahí se hizo la gran fiesta, bailaron, tomaron y cantaron. La cascada de la novia está cerca de Paraíso,

La dama viajera, del callejón de Santa Inés

Corría los años 1789. La dama sostuvo con las manos la compuerta para que no abriera y entrara el agua de la laguna y se inundara el lugar. la señora distinguida con ropa negra y aplicaciones de plata era seguida por un indigena por

El callejón del Muerto era solitario y sombrío

Leyenda de México. Ahora es la calle Republica Dominicana. Corría los años 1600. En la ciudad de Manila se deslizaba la vida de don Benito Bernáldez, de pronto su esposa fallece y a él se le acabó su tranquilidad le vino una

Leyenda del Alto Rey y el aceite de la cueva

Leyenda de España. Tres hermanos envidiosos y el aceite de la cueva. En el Sistema Central situada en la sierra al nornoroeste de la provincia de Guadalajara, su cima es sucesión de chicos repechos enfilados a lo largo de 3. 5 km,

¡Mande! ¿Por qué lo decimos?

La palabra “mande” era una condición impuesta en el lenguaje de los indios conquistados y esto desgraciadamente lo seguimos arrastrando, son secuelas de la conquista. En el siglo XVI empieza la palabra “Comándeme”. La manera

Leyenda de las Velas del Jubileo

Sucedió en la antigua Catedral en la Plaza Mayor. En la angosta y pobre Catedral de México, por ser pequeña no mereció alabanzas. Se levantaba en la Plaza Mayor y la menor, que las dos, después se llamó Placeta de Marqués y frente a

Leyenda del rezo del Ave María

¿A quién se le ocurrió repetír tantas, tantas veces este rezo? ¿Cuál es el meollo de asunto?, ahora que sepan la historia sabrán a que nos referimos. Les voy a dar un adelanto; por cada Ave María es una hermosa rosa que aparecía